SALUD E IGUALDAD, POR DERECHO

MANIFIESTO DEL ORGULLO LGTB 2011


Hace 30 años se publicó en Estados Unidos la aparición en cinco jóvenes gais de los primeros casos de una enfermedad, a la que primero le llamaron el cáncer gay, la “peste rosa”, y más tarde conocimos con el nombre de sida. Desde entonces, gais, lesbianas, transexuales y bisexuales hemos hecho frente a la infección por VIH, una pandemia que ha causado el deterioro de la salud, las condiciones de vida y la muerte de miles de personas de nuestra comunidad pero también de millones de mujeres, hombres, niñas y niños en todo el mundo.

En nuestro colectivo, la infección por VIH ha sido y sigue siendo la mayor amenaza para nuestra salud, especialmente para los hombres gais, bisexuales y otros hombres que tienen sexo con hombres así como para los trabajadores del sexo tanto mujeres transexuales como hombres, porque nos afecta de una forma desproporcionada, porque aunque su tratamiento la ha convertido en una enfermedad crónica sigue sin tener curación ni vacuna, nos hace vulnerables a otras enfermedades y problemas de salud, nos envejece prematuramente, y puede acortar nuestra esperanza de vida e incluso, sin tratamiento, acabar con ella.

El VIH no es algo del pasado, es algo que nos afecta a todas y todos, también a los jóvenes entre los que la infección está creciendo preocupantemente.

El sida también ha significado y significa estigma y marginación. Lo fue en el pasado, cuando a las personas infectadas se nos trataba como apestadas y nuestras parejas morían mientras nosotros no éramos legalmente nada ni nadie. Lo es ahora, cuando en España sigue habiendo personas que piensan que las personas con VIH somos culpables de padecer la enfermedad; que la ley debería segregarnos o que deberían publicarse nuestros nombres para evitarnos. Los prejuicios son más destructivos que el propio virus!!!

Convivimos cada día con el VIH, compartimos nuestra vida con otros hombres y mujeres que viven con él, lo sepan o no, nos lo digan o no. Y vamos a seguir trabajando, cada día, para frenar la transmisión del VIH y apoyar a quienes vivimos con él, y combatir la estigmatización y discriminación. Se trata de nuestra salud, de nuestro derecho a la salud, la de nuestras parejas, familias, amigos y amantes!!!

Hace muchos años que luchamos por nuestras parejas, nuestras familias, nuestros derechos, nuestra dignidad, nuestra vida… Y hoy estamos aquí para gritar al mundo que vamos a seguir haciéndolo, le pese a quien le pese, gobierne quien gobierne!!!

Por eso, reivindicamos, también aquí y ahora, una mayor implicación y compromiso de los partidos políticos, de las administraciones públicas, de los medios de comunicación, de toda la sociedad en su conjunto, con la defensa de nuestra salud y de nuestros derechos y para acabar con aquello que nos hace más vulnerables al VIH: el sexismo, el machismo, la homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia!!!

Y para eso hacen falta muchas cosas, hace falta que se inviertan más recursos en la investigación de la vacuna, el acceso universal al tratamiento, la prevención del VIH, y el apoyo integral a las personas afectadas, en este país y, no lo olvidamos, en los países más golpeados por la epidemia, en Asia, en América Latina, en África!!! En lugares donde ser lesbiana, gay, transexual o bisexual es motivo de agresión, humillación, violación y asesinato!!!

La crisis económica, que han fabricado los de siempre y que pretenden que paguemos entre todos y todas, no puede ser una excusa para recortar la inversión pública en salud. Que las administraciones reduzcan o eliminen el apoyo económico a la prevención del VIH, como ha hecho Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid, es un acto criminal que sólo va a contribuir a que más personas se infecten.

Por ello, exigimos:

Que se abaraten preservativos, lubricantes y barreras de látex porque son bienes de primera necesidad!!!

Que se facilite la realización de la prueba del VIH para un diagnóstico precoz de la infección.

Que se investiguen y expliquen los riesgos que las mujeres lesbianas, bisexuales y otras mujeres que tienen sexo con otras mujeres pueden correr frente al VIH y otras infecciones de transmisión sexual. El desconocimiento nos hace vulnerables.

Que el personal sanitario se forme adecuadamente para atender nuestros problemas de salud.

Que no se criminalice la transmisión del VIH porque la prevención es siempre una responsabilidad compartida.

Que acabe el acoso a los trabajadores y trabajadoras del sexo, que limita sus derechos y los hace más vulnerables al VIH, la exclusión social y la violencia.

Que bancos y aseguradoras dejen de negarnos préstamos e hipotecas por tener VIH.

Que haya políticas de inserción laboral para las personas que vivimos con VIH.

Que se deje de estigmatizar y discriminar a quienes vivimos con el VIH, para que no se convierta en un nuevo “armario”, para que podamos vivir todos y todas en libertad e igualdad.

Queremos una auténtica educación sexual para adolescentes y jóvenes,  respetuosa de la diversidad sexual y basada en la ciencia, así como una educación laica, pública y de calidad en nuestras escuelas, institutos y universidades.

Que la enseñanza de cualquier religión y la profesión de fe o creencia manifestadas en espacios públicos no atenten nunca contra los derechos humanos. Y le queremos decir bien alto al Papa y a la jerarquía católica, que en unas semanas estarán en Madrid, que condenar el condón es bendecir el sida.

Vamos a seguir siendo valientes, a vivir con dignidad, a ganar la partida al VIH cada día. Este Orgullo también es en memoria de todas las personas que murieron cuando no había tratamiento, las que fallecieron por miedo al estigma y la discriminación, las que, por miedo al rechazo, no quisieron hacerse la prueba o llegaron demasiado tarde y, por supuesto, en memoria de todas las víctimas del tercer y cuarto mundo.

Hoy, también como antes, sigue vigente el lema de ACT UP: SILENCIO = MUERTE.

La visibilidad es una herramienta política fundamental para la normalización social del VIH y la lucha contra el estigma. Para que quienes vivimos con VIH podamos ser visibles es necesario que todas y todos mostremos nuestro apoyo y solidaridad; el VIH no discrimina, no lo hagas tú.

A muchos les gustaría ocultar el sida, que no existiéramos, meternos en el armario como en otros tiempos, pero estamos aquí para gritar que para acabar con el VIH hay que respetar la diversidad sexual, para gritar qué tenemos derecho a la salud y a tener los mismos derechos que cualquiera; para exigirle a Mariano Rajoy y al Partido Popular que retiren el recurso contra nuestros matrimonios, contra las más de 20.000 bodas que hemos celebrado en estos seis años, contra el reconocimiento legal de nuestras familias, el recurso que pretende condenarnos a volver a ser ciudadanos y ciudadanas de segunda categoría, el recurso que nos niega la felicidad!!!

Todas y todos tenemos familia, y cada familia tiene derecho a ser como le dé la gana: nuclear, extensa, heteroparental, homoparental…. Todas son familias y todas tienen que tener los mismos derechos. Pedimos al Tribunal Constitucional que acabe con la inseguridad jurídica que el recurso del PP genera en nuestra vida y la de nuestras familias.

Lo dijimos cuando pusieron el recurso de la vergüenza, no lo vamos a olvidar, aún están a tiempo. Afortunadamente, desde hace ya seis años, nuestras familias son familias con derechos, con los mismos derechos. Le recordamos a Mariano Rajoy y al PP que la igualdad o es completa o no lo es, que a iguales derechos, mismo nombre, sin matrimonio no hay igualdad. Que el día que el Parlamento aprobó esta ley, no sólo nos dio derechos, nos dio dignidad como ciudadanas y ciudadanos, la dignidad que hoy nos saca a la calle para decir alto y claro:

Sigamos transformando la sociedad, sigamos caminando por la senda de los Derechos Humanos, la igualdad y la justicia social para todas y todos!

Si el sida no ha podido con nosotras y nosotros, no dejemos ahora que se impongan el silencio, la represión y la injusticia!!!

Se lo debemos a quienes nos dejaron, nos lo debemos a nosotros y nosotras!!!

Entre todos y todas podemos parar el VIH, podemos derrotar al sida, actuemos en positivo, defendamos nuestra salud y nuestros derechos, celebremos la vida!!!