MANIFIESTO ORGULLO CIUDADANO 2012


Este Manifiesto fue leído el 28 de junio de 2012 en la Plaza del Rey de Madrid por el vicepresidente de la CEAV, Confederación Estatal de Asociaciones Vecinales, Pablo Gervolés, el vicepresidente de la FRAVM, Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid, Manuel Osuna, e Itziar Llorente, que forma parte de la Asociación de Vecinos de Chueca, Chueca por la Diversidad. 

Cuando hace ya unos largos años, tampoco tantos, se constituyó el movimiento de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, se forjó la idea del Orgullo de ser y de parecer como herramienta para afrontar la injuria, la vejación, la discriminación y la exclusión. Ya entonces una idea se imponía en la cabeza de aquellas personas pioneras: la lucha que se iniciaba fuera de los armarios –desde su interior siempre había existido- no era por lograr unos espacios diferenciados, una comunidad cerrada, unas identidades diametralmente opuestas a las mayoritarias.

Era una lucha por compartir espacios, por integrarse, de pleno derecho, en la comunidad ciudadana, en la legalidad completa; un combate vital por dejar fluir unas identidades que compartían muchos elementos, aunque no todos, y que podían enriquecer el tejido social, hacerlo más vivo y más colorista. Más real, en suma.

Por eso se sabía que no era una lucha exclusiva ni excluyente, sino que era el inicio de una marcha hacia delante en la que, poco a poco, o deprisa, iba a ir –tenía que ir- incorporándose el resto de la ciudadanía.

En ocasiones, quienes permanecen ajenos a ese mensaje de unión y solidaridad que se lanza desde el movimiento LGTB les acusan de demostrar una vanidad innecesaria, ¿por qué manifestar orgullo? No se trata de una cuestión de vanidad, sino de celebración de la diferencia, de responder con alegría y sí, ¿por qué no?, con orgullo a los intentos de desvalorizar, incluso de humillar, esa diversidad.

Como pensamos que esa diversidad enriquece a la sociedad, la hace más viva y que, además, nos identifica en alguna medida a todas y todos, creemos firmemente que el Orgullo es propiedad de toda la ciudadanía. Es el Orgullo de todas y cada una de las personas que a diario ponen su grano de arena por mejorar esta sociedad, este mundo, de todas esas mujeres y hombres que respetan, que valoran al diferente y que saben aprender de sus diferencias, de sus matices y distintos colores.

Este es el sentido que le damos al Orgullo Ciudadano: una celebración de la cooperación, de la solidaridad, de la convivencia. Y como de convivir armoniosamente entre vecinas y vecinos se trata durante estas fiestas del Orgullo, queremos ceder el protagonismo a los movimientos vecinales, una de las bases estructuradoras de esta sociedad democrática.

Por eso, hoy, celebramos el Orgullo Vecinal. Y nos complace profundamente juntarnos con el movimiento de vecinas y vecinos para alzar juntos nuestras voces en defensa de una sociedad que avance en derechos y nunca retroceda. Por ello, reclamamos:

  1. Al Gobierno de España que se posicione claramente a favor de la continuidad del derecho al matrimonio para toda la ciudadanía, sin exclusión por motivo de orientación sexual.
  2.   A las 72 diputadas y diputados que firmaron el recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional, que retiren dicho recurso de la vergüenza o que, al menos, rectifiquen públicamente su posición.
  3.  Al Tribunal Constitucional, que resuelva cuanto antes el recurso, mostrándose favorable a la constitucionalidad  –como no puede ser menos-  de la plena igualdad de toda la sociedad frente al derecho a contraer matrimonio.

La igualdad legal es el primer paso para lograr una igualdad plena en el día a día, en las calles, las plazas, los hogares de nuestro país.  Pero, además, no podemos tampoco olvidar una serie de cuestiones que también queremos demandar a todos y cada uno de nuestros representantes políticos y, muy especialmente, a nuestro Gobierno:

–          Que se trabaje por los derechos de uno de los grupos de población en mayor riesgo de exclusión: el de las personas transexuales.  Que se haga una declaración solemne que abogue por la despatoligización de la transexualidad y se tomen medidas integrales para ayudarles a incorporarse plenamente, y de pleno derecho, en nuestra sociedad.

–          Que en los currículos escolares se incluyan la diversidad sexual y familiar que ya están conviviendo en el interior del sistema educativo. Y que con la ayuda de esos currículos se ponga final a los dramáticos índices de acoso escolar que viven los adolescentes LGTB y que les llevan a tener una tasa de suicidio hasta 5 veces superior a la de sus compañeros heterosexuales.

–          Que se respeten los acuerdos internacionales en materia de prevención del VIH/Sida y dejen de recortarse recursos para la lucha contra una pandemia que afecta a millares de españoles y que, si no se toman medidas, se convertirá en unos años en un extraordinariamente grave problema de salud pública.

Para esta lucha por la dignidad y la igualdad de las personas con independencia de su orientación sexual o su identidad de género,  queremos contar con todas las vecinas y vecinos de España. Porque la igualdad, si no es plena, no es igualdad. Y esa igualdad no es un privilegio para un colectivo, sino un derecho para toda la sociedad.

Feliz, pues, semana del Orgullo LGTB para todas y para todos y feliz Orgullo Vecinal, en el que el movimiento LGTB y el movimiento vecinal nos comprometemos a seguir trabajando a favor de los derechos humanos y, por tanto, de una sociedad más justa e igualitaria.

Muchas gracias