BIGAME – LIFE IS STRANGE

Chloe_Max_Photo1

Un BIGAME es un videojuego en el que uno o varios personajes que se definen o se expresan como bisexuales. Y te preguntarás, ¿qué importancia tiene esto para que el juego sea bueno, nefasto o recomendable?

Este año el lema del Orgullo es ‘Leyes por la Igualdad Real Ya. 2016 Año de la Visibilidad Bisexual en la Diversidad‘ y en este contexto estamos realizando actividades que permitan visibilizar y reforzar la orientación sexual más invisibilizada. BIGAME son el resultado de una acción colaborativa que hemos propuesto desde el Grupo de Bisexuales de FELGTB para recopilar referentes culturales bisexuales a través de los que trabajar la normalización de este colectivo.

…Gaymer.es recomienda…

 

LIFE IS STRANGE ( Max & Chloe ) by Alfonso Maté 

 

El caso de Max y Chloe de Life is Strange ha sido uno de los más sonado en los últimos años y es que la química que existe entre ambas chicas es algo que no se puede negar. Aun así, hay evidencias que nos dan a entender que ambas son bisexuales o que al menos han tenido relaciones con miembros de ambos géneros.

La desaparición de Rachel es algo que trae de cabeza a Chloe y no ha escatimado esfuerzos en encontrarla siendo en muchos casos obsesivos. El amor platónico y admiración que Chloe ha desarrollado ante la chica desaparecida nos da pistas de que probablemente existía una relación un poco más íntima y el momento que lo confirma es cuando descubrimos que Rachel mantenía una relación con otro personaje del juego y Chloe no lo acepta de ninguna manera llegando a decir que Rachel la traicionó. Luego además tenemos la relación con Max, la cual se va desarrollando durante los cinco episodios con los que cuenta el juego y en la que llegan a involucrarse más sentimientos que la simple amistad. Chloe menciona en un momento del juego que ha tenido relaciones con chicos, aunque según afirma ella solo ha sido para “desahogarse”, por lo que aunque en ningún momento nos lo digan de forma explícita parece que Chloe podría ser bisexual.

El caso de Max, la protagonista del juego, es un poco diferente. Life is Strange usa la toma de decisiones como mecánica jugable y en nuestra decisión está poder desarrollar la relación con Chloe o con Warren, un compañero de clase. Aunque sea nuestra decisión el estar con un chico o una chica, ambas son igual de válidas y canónicas. Max es una adolescente que está experimentando muchos cambios en su vida y uno de esos cambios es el descubrimiento de su orientación sexual. Durante un momento del juego en el que tenemos una fase bastante amplia de introspección del personaje, podemos ver como ella se ve a sí misma estando tanto con Chloe como con Warren, aceptando esa parte de sí misma para poder seguir adelante. Aunque sea el jugador el que escoja con quien tiene que tener una relación Max, el juego se posiciona dando a entender que ambas opciones son posibles.

Si analizamos todos los elementos del juego y prestamos atención a cómo se han construido estos personajes la respuesta de que ambas chicas son bisexuales cobra mucha fuerza y aunque juegue con la ambigüedad y la excusa de la toma de decisiones, no se puede negar lo evidente ni se pueden obviar todos los momentos que el juego nos lo ha dicho de una forma y otra.